El frágil aleteo de una mariposa


Tras el vacío inicial que me dejó el sentir la pérdida  de Lost, ninguna serie ha sido capaz de paliar ese sentimiento que aún consigue estremecerme cuando recuerdo esa imagen de Jack tendido en el juncal,  y cómo en paz consigo mismo y con todo lo sucedido es llevado en brazos de Morfeo hacía la plenitud!!! Imagen poetica donde las haya… Simblogía, misticismo y vanalidades humanas también, porqué no decirlo, condensadas en 6 intensas temporadas!

Pero cuando ya había perdido toda esperanza por adentrarme en otra historia que me atrapara y que me hiciera sentir de nuevo esa sensación, llegó Fringe y sus Universos paralelos, su lección de que todo lo que hacemos en ésta vida altera de manera sobrecogedora, la teoría del caos y de cómo no podemos pasar de puntillas por encima de nuestras acciones : CAUSA-EFECTO, como en una escalera de domino donde un pequeño gesto es el que desencadena una serie imparable que solo es detenida por una variable, que altera todo lo demás, y ese es Walter y su delirio de amor paternal combinado a la perfección con su conocimiento teórico de la ciencia y que origina un cambio en el orden natural del universo y esto fractura en 2 el mundo tal y como lo conocemos.

Lo que comenzó cómo una serie con una fuerte matriz procedimental, se ha convertido, en una entramado de casos a resolver al más puro estilo de mi querida y aclamada serie Expediente X,  pero con una gran mitología interna.  El juego que da el hecho de que los personajes coexisten en universos paralelos, permite dotarles de diferentes registros, que enriquecen al personaje aún más. Walter, (frágil, lunático romántico), entra en contraposición con su antagonista Walternativo “juego de palabras con -alternativo” que se erige cómo líder, del universo ‘B, solemne, poderoso y riguroso, y padre atormentado por la pérdida de su hijo Peter en manos de Walter.

Podemos disfrutar de una Olivia en un universo paralelo, muy diferente a lo que nos tiene acostumbrada su igual: sonriente, segura de sí misma pero frágil a la vez y con ganas de ser querida y amada por un Peter, que parece ser  la clave de todo, el nexo de unión entre ambos mundos y quizás esa constante,  que restablecerá el orden natural de las cosas, o quizás pueda ser el aleteo frágil de una mariposa que provoque esa sensible variación que nos aboque al caos más absoluto.

Anuncios

2 comentarios sobre “El frágil aleteo de una mariposa

  1. Ooh, dichosos los ojos que te leen!!! Ansiaba tu retorno y lo has hecho nada más y nada menos que con Fringe. Gran serie, donde las haya, aunque maltratada por la audiencia. Qué penita me va a dar cuando la c******n. (Perdón por la palabra prohibida).
    Gran ejemplo has escogida para titular la entrada. En sí toda la serie es un efecto mariposa originado por lo que tú y yo sabemos… 😉 Como dices, todo tiene su causa y, por supuesto, su efecto.
    Arrepentíos pecadores!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s