“La Venganza es un plato que se sirve frío”


Hola de nuevo a todos y a todas, tras un letargo creativo e inspirador he decidir retomar este pequeño espacio que compartimos y lo hago volviendo atrás en el tiempo y recordando aquellos míticos culebrones que tenían a medio país enganchados a la pequeña pantalla. No me refiero a aquellos culebrones de corte sudamericano tales como Cristal, o la Dama de Rosa algo dramáticos y sobrecargados, estaba pensando más en culebrones como Dallas y Dinastía donde grandes sagas familiares de apellidos con más de 4 sílabas y de riqueza inagotable, se encuentran inmersos en un torbellino de relaciones: tortuosas con altas dosis de, sexo, celos, envidias, adulterio e incestos varios….

Todo como no, envuelto en un halo de glamour, al más puro estilo del sobrio y elegante Hollywood de los años 20.

Y por qué esta regresión en el tiempo???? Pues porque es necesaria como introducción a la serie a la que le dedico este Post:

“REVENGE”, o cómo, una joven Emily Thorne, encarnada por Emily VanCamp (Rebecca en Brothers&Sisters) emulando a un reconocidisímo Edmond Dantès, decide volver al pasado de su vida para vengar la muerte de su padre, y con ello arruinar la vida de todos/as los que formaron parte de la conspiración que llevó a su padre a la cárcel, y destrozó sus vidas para siempre.

Todo ello desarrollado en un marco incomparable de la clase alta americana como Los Hamptoms, dónde Victoria Grayson (una Madeleine Stowe, inconmensurable), cual fría “Reina de las Nieves”domina su reino, de manera sobria, elegante y no sin que un atisbo de expresión facial controlada, se escape del objetivo de la cámara.

Allí nuestra advenediza Emily, encajará a la perfección, no sin la mirada atenta e inquisitiva de su graciosa Majestad, maestra de ceremonias de todo acontecimiento social que se precie, que no quiere ver perturbada la paz y harmonía de sus dominios.

REVENGE ha conseguido darle un giro a éste tan maltratado genero, tanto por la critica como por cierto sector del público más exigente con los contenidos televisivos y la calidad de los mismos.

El telespectador/a no es consciente en ningún momento de estar inmerso en un “culebrón”, quizás sea por el ritmo trepidante de cada capitulo que no hace agotadoramente interminable la trama, pues va desgranando y ejecutándose con cierto progreso. Cabe mencionar a unos personajes interesantes llevados a la perfección por sus interpretes, incluidos los secundarios que dotan de mayor credibilidad al contenido del argumento y sustentan el plan urdido por la protagonista con los cómplices que se le van uniendo a medida que avanza la historia…

Podemos reconocer en esta modesta producción, matices de las grandes novelas históricas, como el Conde de Montecristo de Alejandro Dumas, dónde la sed de venganza por acabar con los que le desterraron de su vida, lleva al personaje a adentrarse en los rincones más oscuros de su alma, con el riesgo de acabar atrapados ahí para siempre.

Será este el final de Emily Thorne??? Eso es algo que aún nos queda por descubrir… Y os invito a que lo hagamos juntos/as.

N.A [culebrón. (Del aum. de culebra). m. Telenovela sumamente larga y de acentuado carácter melodramático. || 2. despect. Historia real con caracteres de culebrón televisivo, es decir, insólita, lacrimógena y sumamente larga]

Anuncios

3 comentarios sobre ““La Venganza es un plato que se sirve frío”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s