Cosmópolis


Transcurridos los 5 primeros minutos de COSMÓPOLIS, el espectador/a ya sabe si va a  concederle a David Cronenberg, su complicidad o no.

Hacia tiempo que no éramos testigos de un derroche de agudeza y poética visual, como la mostrada por Cronenberg. Solo la ya clásica y considerada cinta de culto “The Wall” de Pink Floyd o en menor grado “V de Vendetta”, podrían conseguir ayudarnos a explicar la esencia de la simbología expresada en esta cinta.

Qué nos relata Cosmópolis?? A simple vista su sinopsis es la de una ciudad como New York agitada por la visita del presidente de EEUU, mientras la sombra del fin del Capitalismo se cierne sobre el planeta. Paralelamente Eric Packer, un chico de la clase alta de las finanzas, desea a toda costa atravesar la ciudad para ir a cortarse el pelo, a su peluquero de toda la vida, mientras recibe la noticia de qué alguien pretende asesinarle. A medida que éste atraviesa la ciudad en su lujosa limusina le visitan diferentes personajes, mientras su imperio financiero se desvanece a causa de una mala decisión.

Pero el mensaje que pretende integrar es mucho más profundo. El dinero compra tiempo, dice nuestro protagonista Eric Packer (interpretado por un más que notable Robert Pattinson, que nos demuestra en esta ocasión que puede deshacerse de la maldición vampírica que le persigue) pero esa afirmación se hace contradictoria cuando lo único que no controlamos es el tiempo. El tiempo se nos impone sin reacción alguna por nuestra parte. Una de las grandezas  que componen la película ( en mi modesta opinión son sus diálogos algo complejos, pero reveladores) teoriza sobre cómo todo va tan rápido que incluso la denominación de ORDENADOR, símbolo que representa el avance de la humanidad , ha quedado en sí misma obsoleta y desactualizada.

  

De imprescindible visionado es el diálogo que tiene con su profesora de teoría filosófica. “ExCELENTE”.

El mismo protagonista siente que su vida es más propia de un adulto maduro, que no la que se ajusta realmente a su edad, todo ello por la contención de experiencias acumuladas y fruto del desgaste que le produce diariamente su estilo de vida: INTENSO y DEVASTADOR

Erick, que podría ser lo más parecido a una versión alterada genéticamente de que aquella generación  J.A.S.P de los 90’s. es un absoluto experto en variables y en control de percentiles, ningún dato por pequeño que sea se le resiste ( o eso es lo que él opina…) y sus decisiones basadas en los mismos son los que componen su mundo, en el que no ha lugar para la improvisación, imaginación. Es la máxima expresión del control del movimiento del suave aleteo de una mariposa en un paraje de la India y su repercusión al otro lado del mundo. Y esa es la clave qué hace que Packer gane millones, predecir lo que todavía no ha sucedido y sacar rendimiento de ello.

El Capitalismo es ridiculizado aquí con la metáfora de “la rata” (que nos os desvelaremos pues nos parece interesante vuestra propia revisión), y de cómo visita tras visita que recibe nuestro protagonista a la lujosa limusina,  las sátiras van conformándose como pequeños proyectiles dirigidos a  sociedad enferma donde prima el individualismo y el materialismo por encina de todo. No importa quién seas, sino, que tienes, y dónde los objetos que poseemos nos poseen en realidad ellos a nosotros/as.

Una vez saciado el deseo, ello nos arrastra inexorablemente a la insatisfacción y a un sentimiento de vacío que nos lleva a la espiral de seguir buscando necesidades que saciar…

Cosmópolis nace de la pluma de Don De Lillo, considerado como autor imprescindible de la cultura norteamericana.  Consulta aquí más sobre este autor, donde encuentra a un director como David Cronenberg Descubre aquí su filmografía como un perfecto cómplice al plasmar de manera tan simbólica y a la par tan poco pretenciosa la obra de DeLillo.

Si estás intersado/a en el libro:  consulta aquí:  Cosmópolis : Autor Don DeLillo

Anuncios

Un comentario sobre “Cosmópolis

  1. Como ya dije en la crítica que realicé hace poco de esta película, me pareció insoportable. Con el buen cine que había hecho Cronenberg hasta ahora, las últimas (ésta y A Dangerous Method) me parecen infumables.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s