A sad place called HAPPY VALLEY

¿Cómo sigues adelante con tu vida, cuando todo parece desmoronarse?

Tú familía el trabajo, o simplemente te rompes en pedazos por dentro, pero no puedes permitirte el lujo de venirte abajo y has de seguir para continuar siendo esa persona fuerte sobre la cuál se sostiene todo…

why-happy-valley-will-be-the-tv-highlight-of-the-year-821138Muy a grosso modo este es el día a día de nuestra heroína Catherine Cawood, (interpretado por una Sarah Lancashire espléndida) una agente de policía de mediana edad, que vive con su hermana drogadicta y con su nieto. Ella patrulla en West Yorkshire, un pueblo cualquiera de Inglaterra que esconde mucho tráfico de drogas.

La trama en cuestión como podéis leer, es de lo más común y con algún que otro detalle que prefiero omitir para deleite del espectador/a que decida darle una oportunidad. Como digo,  una serie que de por sí, no atraería la atención del seriéfil@ por nada en concreto.  Bueno quizás si, a los que somos fans incondicionales de BBC y que consumimos todo lo que fabrica la televisión pública británica, de hecho, si mañana mismo lanzará una serie sobre un mono que toca los platillos, tener por seguro que la vería 😉

Siguiendo el hilo de lo comentado, Happy Valley es un pequeño diamante atrapado en el oscuro carbón, esperando salir y mostrar toda su belleza, así que no cometáis la insensatez de dejarla perder.

Con un estilo muy a lo FARGO (salvando las distancias), describe a la perfección las miserias de las personas normales y corrientes, y las consecuencias de sus decisiones. Los demonios y retos a los que deben enfrentarse en su día a día. Su atmósfera bien podría haber sido creada por los propios hermanos Coen.


Sarah Lancashire
(consulta aquí su filmografía) es toda una veterana en la escena inglesa, y cuenta en su haber con numerosos papeles en múltiples series de éxito, pero sin duda este ha sido su papel. Sin ella, no habría Happy Valley, en absoluto.  A menudo se habla de las grandes damas británicas de la actuación, pero creerme cuando os digo que:

hay vida más allá de las grandísimas Hellen Mirren, Judi Dench o la mismísima Maggie Smith

Como os decía Sara Lancashire, interpreta magistralmente el desafío de una mujer de mediana edad en un mundo que le ha sido arrebatado y del que ha construido muros alrededor como mecanismo de auto-defensa. Defensora de la ley como agente de policía, que mantiene unida a duras penas a una familia rota por un trágico suceso y que lucha día a día para salir adelante de la mejor manera posible.

Una serie de personajes, con unos actores secundarios de lujo como Shioban Finneran, encarnando el papel de la hermana de la protagonista que lucha por no recaer de sus adicciones o un James Norton como un terrorífico  y psicópata Tommy Lee Royce. 

Destacar también a directores como Euros Lyn y por supuesto a la guionista Sally Wainwright que no se amedrentó cuando le propusieron el proyecto.

Como os digo, para mí la gran serie de lo que llevamos de año, si contamos que afronta su segunda temporada en 2016.  Aunque la serie fue estrenada en 2014, no ha sido hasta este año que ha llegado a nuestro país en las diferentes plataformas de pago, y tal ha sido el revuelo de la prensa especializada  que ya hay confirmada una tercera entrega.

Como siempre nos encontramos dentro de unos días, siempre en estas lineas…

Anuncios

Serial Killer sobrenatural

A veces pienso que las series con temporadas largas están pensadas para dos o tres temporadas y cuando sobreviven el espectador puede empezar a clamar por un digno final rápido e indoloro, como nos pasa o nos ha pasado en series como House o Fringe. Por suerte, esto no suele pasar (y cruzo los dedos) con series de temporadas cortas en torno a los diez capítulos, como pueden ser Dexter o Breaking Bad. Y por suerte, los británicos suelen hacer series de tres o seis capítulos por temporadas, véase Sherlock, Lip Service o Black Mirror. Ese es uno de los rasgos más característicos, además de su cuidada producción o el nivel interpretativo de sus repartos, con tantas tablas en el panorama escénico inglés.

Y hoy hablaremos de una serie revelación de la BBC con final trágico, The Fades.

Esta serie de la BBCthree se adentra en el mundo de lo paranormal a través del adolescente Paul (Ian De Caestecker) de 17 años. Un joven marginado por la sociedad estudiantil, junto a su inseparable amigo Mac (Daniel Kaluuya), por ser de esa especia que disfruta sin complejos de la cultura cinéfila, fantástica y comiquera… vamos un friki en toda regla, pero teenager a pesar de todo. Su vida dará una drástico cambio cuando se de cuenta en un centro comercial abandonado de que puede ver espíritus errantes y se cruce con los enigmáticos Angélicus, los cazadores de espectros. Descubrirá que puede ser uno de ellos y que en las pesadillas que sufre se le revela el apocalipsis. Todo esto con su inseparable amigo Mac, (que también se encargará de resumir los capítulos anteriores de una manera bastante original) entre ellos discernirán sobre las grandes cuestiones que surgen en la lucha entre el bien y el mal. ¿Debe un superhéroe eliminar a sus enemigos o puede liberarlos de su tormento? ¿Podrá Paul compaginar su doble faceta de estudiante, hijo y hermano con la de Angélicus o deberá elegir?

Pero todo se complicará todavía más cuando en su periplo se cruce algo que empieza trasntornar en la adolescencia, el amor. La joven Jay (Sophie Wu), la más mejor amiga de la hermana gemela de Paul, Anna (Lily Loveless), hará que se lo ponga aún mas complicado. Y es que Anna y Jay son las típicas chicas superpopulares en el instituto, lo cual hace que tener un hermano gemelo friki sea un estigma para ella y por lo tanto trate de hacerle la vida imposible.

Y presionando a Paul por otro lado estarán lo Angélicus capitaneados por el entregado Neil (Johnny Harris) y la espectro-angélicus Sarah (Natalie Dormer). Los estrictos métodos y rutina de Neil introducirán a Paul en el mundo de los cazadores de espíritus y le llevará a cuestionarse las reglas e intentar cambiarlas aprendiendo violentamente a asumir las consecuencias. Todo esto con el objetivo de combatir al espectro más malo e inteligente del mundo paranormal (Joe Dempsie) que pondrá en jaque a toda una pequeña ciudad y los pelos de punta a más de un espectador.

Antes he comentado que The Fades tenía un final trágico, y así es (no, no es un spoiler). La BBC decidió no renovarla por una segunda temporada por lo que se ha quedado en una única de seis episodios que la convierten en una rareza de la televisión, una joya del género de la ciencia ficción de buen gusto, con una trama que va “in crescendo” en cuanto a intensidad y calidad. Os recomiendo que hagáis un esfuerzo para disfrutarla aun sabiendo que no tendrá continuidad y que os provocará un cliffhanger interruptus. Porque, habiendo sido cancelada, ganó un BAFTA a la mejor serie dramática… nano, nano.