PLEASE Like ME

22416

El amplio catalogo de las recién llegadas Netflix y HBO favorecen por un lado que las grandes producciones se proyecten hacia un mayor público, y por otro lado, nos ofrecen la posibilidad de descubrir productos que no hubieran llegado a nuestro país por problemas de distribución.

Es esta última opción la que me lleva a hablaros de una pequeña joya que se encuentra en el catálogo de Netflix (en otro momento ya os hablaré de las diferencias con HBO, que haberlas, hablas…) y que se llama “Please Like Me” una producción australiana más que modesta y ciertamente endogámica de un joven y prometedor cómico llamado Josh Thomas consulta aquí todo sobre este actor

 Josh se lo guisa y él se lo come…

Pero lejos dista de ser una serie que se centra en la historia de nuestro protagonista, dónde si bien es cierto que nos acerca a su caótico pero funcional cosmos, como si él fuera el planeta principal, está rodeado de interesantísimos satélites.

¿Pero que nos cuenta Please Like Me? La serie comienza con Josh dándose cuenta que es gay cuando su novia Claire decide terminar la relación que ambos mantienen, mientras Geoffrey, un colega de trabajo de su amigo Tom, coquetea abiertamente con él. En el mismo episodio, su madre intenta suicidarse con media botella de Baileys y una sobredosis de paracetamol. Debido a que sus padres están divorciados y su padre tiene una nueva novia de origen tailandés y bastante más joven que él, Josh se ve en la necesidad de mudarse con su madre, al igual que su tía Peg, con el objeto de supervisarla durante su depresión, al tiempo que Geoffrey se implanta rápidamente en la familia gracias a su trato amoroso y sensible para con Josh incluso antes de que éste saliese del armario.

please_like_me_list_main

Basta con ver el primer capítulo para darse cuenta de que es una serie engañosa, que trata de una manera muy profunda las relaciones humanas, todo con un atrezzo que pudiera parecer naïve o algo superficial.

El papel de Thomas, es incómodo e incluso puede resultar molesto si nos detenemos únicamente en su faceta más egocéntrica que no es más que una  gruesa capa para cubrir sus inseguridades y su incapacidad para demostrar amor…

La serie manifiesta una frescura apabullante y hace gala de unos diálogos magníficos que denotan el talento del propio Thomas. Si tuviera que compararlo con alguien, lo haría con Lena Dunham, muy en la línea de entender la post-adolescencia o la pre-madurez desde un punto de vista muy agridulce.

No en vano la propia actriz, recientemente, se ha declarado públicamente fan absoluta de Josh y su serie.

No quisiera adentrarme mucho más en lo que a la trama se refiere pues prefiero que comprobéis por vosotros/as mismos lo que aquí detallo. Como digo encontraréis las 4 temporadas íntegramente en NETFLIX, así que espero que la disfrutéis, o como fue en mi caso, devoréis 😉

Como siempre un placer encontrarnos, siempre en estas líneas…

Anuncios